¿Se atreve?

Seguramente no sepa aún de lo que estamos hablando, pero cuando le estamos preguntando si se atreve en nuestro titular, nos referimos si sería capaz de probar algunas de las comidas más raras del mundo. Pues bien,vamos a darle una selección de estos particulares manjares, y después, usted decide.

Tarántula crujiente

Para comenzar, no hay lista de comida rara que se precie que no incluya algún tipo de esta especie. Este manjar, típico de Camboya, dicen, los que han decidido probarlo, que tiene un sabor entre el bacalao y el pollo y que es bastante agradable al paladar. Su preparación es sencilla, se marida con una mezcla de azúcar y sal y luego se fríen bien con ajo.

 

Ojos gigantes de atún

De su sabor dicen que es muy parecido al pulpo o al calamar y es un plato muy popular en Japón, tanto que es habitual encontrarlos en los supermercados. Su peculiar textura se debe a su gran porcentaje de grasa y pequeños nervios que lo componen y se puede comer crudo o cocinado.

 

 

Huevo del siglo

Estos huevos, originarios de China, bien es verdad que no tienen un siglo de vida pero que han pasado mucho tiempo metidos en una mezcla de arcilla, ceniza y cal viva para adquirir esa apariencia. En este proceso la yema se vuelve verde o incluso negra y viscosa y la clara se convierte en una gelatina transparente de color marrón oscuro. Aunque después de todo este proceso y de lucir semejante aspecto, cuentan que su sabor no difiere mucho de el del huevo duro.


Lagarto seco

Si usted ha visitado Hong Kong, los habrá visto por las calles, ya que allí es un snack callejero de lo más habitual. Los sirven pinchados en un palo y de su sabor no cuentan nada especial, pero su textura dicen que es muy crujiente, además, se le atribuyen propiedades medicinales.

 

Haggis

Este plato de nombre tan peculiar es originario de Escocia y está compuesto por el corazón, el hígado y los pulmones de oveja picados y mezclados con cebolla, harina de avena y, sazonados con sal y especias, cocidas dentro del estómago del animal, donde además se presentan. Sin duda un plato no apto para vegetarianos.

 

Pez Globo

Este plato no destaca tanto por su sabor sino porque al comerlo directamente usted pone en riesgo su vida, ya que este pez contiene en su interior un veneno llamado tetrodotoxina totalmente letal y para el que hasta ahora no se ha encontrado antídoto. Existen chefs especializados que han aprendido a eliminar el veneno y con los que la gente se atreve a comer este plato, que según dicen, es un manjar.

Casu Marzu

Es un queso de oveja típico de la isla italiana de Cerdeña. Hasta aquí todo bien, pero ¿si le dijéramos que es famoso por estar infestado de larvas vivas de moscas? Se puede saborear con las larvas vivas, y en tal caso se recomienda a los degustadores cerrar los ojos ya que los gusanos pueden saltar, o con las larvas recién muertas. No obstante, tendrán que conocer a alguien que lo produzca ya que su elaboración no se adapta a las normativas europeas de higiene y su comercio no está permitido.

Vino de Ratón

Si en esta lista echa de menos algo para beber, no puede pasar por alto este licor típico de China. Su preparación consiste en ahogar y fermentar ratones dentro de una botella de vino durante un año. Cuentan que su sabor es bastante desagradable pero que muchos chinos lo toman como si tratase de una medicina para aliviar problemas en el hígado, la piel o incluso como remedio contra el asma.

Y bien, llegados hasta este punto, suponemos que ya habrá tomado una decisión, si es de los valientes que se atreverían con cualquier plato, le felicitamos por su espíritu aventurero, pero, si, por el contrario, prefiere quedarse con la dieta mediterránea, le felicitamos también por su magnífica elección.

Sibarita

Sibarita

Nadie puede vivir agradablemente si no vive a la vez virtuosamente.